fbpx

Colapsa una represa minera en Brasil: al menos 121muertos y más de 200 desaparecidos

Aumentan los números de desaparecidos y personas fallecidas por la catástrofe.

Un dique de contención de residuos mineros se rompió el pasado 25 de enero en el estado de Minas Gerais, en el sudoeste de Brasil, sepultando parte del pueblo de Brumadinho.

Como consecuencia de esta tragedia, al menos 121 personas murieron y hay más de 200 que continúan desaparecidas. Las autoridades continúan trabajando en las tareas de rescate, aunque los especialistas afirman las probabilidades de encontrar sobrevivientes son muy bajas.

Vídeo del momento en el que la presa se rompe aún con gente en los alrededores y sin salida.

Vídeo por:  Band Jornalismo

La ruptura de la represa generó una inmensa marea de lodo que arrasó con todo lo que encontró en su camino, incluyendo edificaciones y grandes superficies de vegetación. Además de las pérdidas humanas, los daños en el medio ambiente son descomunales.

El dique pertenecía a la minera Vale, una de las mayores del mundo, que tres años atrás ya había sufrido un accidente similar en la ciudad de Mariana, a 120 kilómetros de Brumadinho, que dejó un saldo de 19 muertos y la mayor catástrofe ecológica en la historia de Brasil.

El presidente de la compañía anunció un plan para terminar con este tipo de represas que son más baratas de construir pero también más inseguras.

La mayoría de los desaparecidos y fallecidos eran trabajadores de la mina. Muchos de ellos estaban comiendo en el restaurante de la compañía en el momento del accidente, el cual fue uno de los primeros inmuebles arrasados por la marea de lodo.

Brasil tiene más de 300 minas activas. La de Brumadinho producía entre el 2 y el 7% del mineral de hierro de Vale.

Durante el 2018, este material representó cerca del 17% de las exportaciones del país, generando ingresos por más de 20.000 millones de dólares. Sin embargo, las tragedias ocurridas en los últimos años tiñeron esta ganancia de sangre y dolor.

Imagen de los residuos fluyendo hacia el mar

Daño en el medio ambiente

El colapso de la represa minera también dejó graves consecuencias ecológicas y medio ambientales. La marea de lodo y residuos arrasó con cascadas, manantiales, arroyos, ríos y vegetación destruyendo varios ecosistemas de animales y peces.

Según datos preliminares del Instituto Brasileño del Medioambiente (Ibama), el accidente devastó unas 270 hectáreas de tierra de las que 190 eran de flora nativa de la Mata Atlántica. Bosques de enorme importancia hídrica y para la biodiversidad se perdieron.

En cuanto a los ríos, el Paraopeba fue el más afectado. Se trata de un afluente del río San Francisco, el segundo mayor del país y fundamental para todo el nordeste. Uno de los principales temores es que los desechos mezclados con metales peligrosos lleguen también a él.

El lodo continúa avanzando y perjudica también a las localidades cercanas, cuyos pobladores dependen de la vida acuática para sobrevivir.

En caso de que las estadísticas se confirmen, esta será la mayor catástrofe provocada por la ruptura de un dique minero en los últimos 30 años.

Imagen de los restos que deja el desastre
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

2018 – 2019 @ Eco Lyser – Todas las imágenes y archivos usados en nuestra plataforma están protegidos por derechos de autor y son propiedad de sus legítimos dueños

VALOR ACTUAL DE LA ECO MONEDA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies