fbpx

Cómo Suiza se convirtió en uno de los países que más recicla en el mundo

Los números son impactantes: en Suiza ya se recicla el 93% del vidrio, el 91% de las latas de aluminio, el 83% de las botellas de plástico y el 80% del papel utilizado.

En promedio, cada suizo recicla una media de 345 kilos de desechos urbanos por año.

Este país se ha convertido en un ejemplo de reciclado a nivel mundial y todos sus habitantes contribuyen para ello. Las personas han entendido que esta práctica no sólo es positiva para el medio ambiente, sino que también supone un gran ahorro económico y energético para toda la comunidad.

Pero, ¿cómo consiguieron los suizos estos resultados? ¿Cómo hicieron para generar una cultura del reciclaje que involucre a la mayoría? Parte de la respuesta está en distintas iniciativas políticas y económicas que incentivan esta modalidad.

Hoy el reciclaje es obligatorio para todos y, si no se realiza, las multas pueden llegar a los 10.000 euros. La clasificación de los contenedores es muy minuciosa, lo que permite reciclar gran cantidad de basura.

Por su parte, el gobierno realiza permanentemente campañas de comunicación a favor del reciclado, tanto en televisión, redes sociales y publicidad callejera, explicando a los ciudadanos sus ventajas y beneficios.

Robot rodeado de cajas y basura

Políticas a favor del reciclaje

Suiza siempre fue conocida mundialmente por sus relojes, su chocolate, sus bancos y su neutralidad en las guerras. También por sus montañas nevadas, sus campos verdes y su limpieza absoluta.

Sin embargo, en la década del 80, el país estuvo al borde de un colapso a nivel medioambiental. Sus ríos estaban contaminados por nitratos y fosfatos, sus suelos por metales pesados y cada año se producían miles y miles de toneladas de desechos.

Frente a esta situación, tuvieron que tomar medidas drásticas que con el tiempo demostraron ser exitosas, mudando la realidad por completo.

En la actualidad, el pago de una tasa por basura recogida es un incentivo para que sus habitantes separen sus residuos en sus domicilios. Dependiendo del lugar en el que vivan, las personas deben comprar bolsas de basura municipales o etiquetas adhesivas para pegar en bolsas genéricas.

Éstas tienen un costo mínimo de aproximadamente 1 euro por etiqueta. De esta forma, cuanto más desechos se generan, mayor es el costo, por lo que los ciudadanos evitan usar materiales no degradables.

Ciudad de Berna Suiza

Lugares para reciclar y depositar los residuos

La mayoría de los ayuntamientos tienen un centro de reciclaje y ofrecen información permanente sobre clasificación de la basura. También brindan servicios de recogida de muebles o electrodomésticos viejos.

Los cubos de basura de la calle están bien señalizados por desecho, separando entre papel, plástico, aluminio, vidrio y otros materiales, y muchas tiendas aceptan pilas gastadas.

Por su parte, los supermercados cuentan con pequeños contenedores donde los visitantes pueden descargar envases y residuos y las farmacias están obligadas a recoger los medicamentos descartados.

Desde comienzos del siglo, todo el material que no puede ser reciclado o utilizado como abono es quemado en incineradores que producen una polución ambiental mínima y generan electricidad para alrededor de 250.000 hogares.

En definitiva, la combinación de una política de control e incentivos económicos sumados a la educación e información permanentes, convirtieron a Suiza en una pionera del reciclaje a nivel mundial.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

2018 – 2019 @ Eco Lyser – Todas las imágenes y archivos usados en nuestra plataforma están protegidos por derechos de autor y son propiedad de sus legítimos dueños

VALOR ACTUAL DE LA ECO MONEDA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies