fbpx

Los contenedores inteligentes pueden reducir hasta un 40% los gastos de recolección de basura

La tecnología está para hacernos la vida más fácil en todos los ámbitos y el reciclado de residuos no es la excepción. En varios países ya existen contenedores inteligentes que permiten reducir los gastos de recolección de basura en hasta un 40%.

Los dispositivos, que utilizan tecnología cognitiva IoT (“Internet of Things“, o Internet de las Cosas), cuentan con sensores inalámbricos que envían alertas a las empresas encargadas de su gestión en base a los niveles de llenado.

De esta manera, en lugar de tener horarios fijos, los camiones de retiro sólo pasan por determinados puntos de la ciudad cuando los contenedores están casi completos. Esto permite optimizar las rutas de recolección, ahorrando tiempo, dinero y combustible, y mejorando la productividad.

Además, al pasar los vehículos con menos frecuencia por un mismo lugar, también se reducen los atascos en el tránsito y los niveles de ruido y contaminación sonora para los vecinos.

Muchos de estos dispositivos funcionan con energía solar y cuentan con sistemas de compactación automática, lo que posibilita aumentar su capacidad y reducir la frecuencia de recogida.

Otros están adaptados para personas con discapacidad e incluyen pantallas para dar información y noticias.

Por otro lado, los sensores instalados en los contenedores también miden la temperatura y cuentan con un detector de movimiento, pudiendo así mejorar los tiempos de respuesta ante robos, actos de vandalismo, desbordes o incendios, minimizando sus daños.

También permiten crear reportes e informes reales sobre el estado de la basura, facilitando la creación de una estrategia de limpieza.

Contenedores que identifican a los usuarios

En Holanda han llevado esta tecnología un paso más adelante y en varias ciudades del país los contenedores sólo se abren cuando identifican al usuario que los va a utilizar.

Como los habitantes pagan impuestos de acuerdo a la basura originada y reciclada, esto permite calcular el importe que cada vecino debe abonar al ayuntamiento.

Los dispositivos funcionan con una batería de alto rendimiento, que les da una autonomía de hasta cinco años, y  cuentan con un lector RFID instalado en la tapa, en el que es necesario pasar un carnet de identidad para su abertura. De esta manera, el que más desecha, más paga.

Por otro lado, con esta tecnología se reducen los robos de contenedores y se evitan las trampas, ya que ninguna persona podrá tirar su basura en el cubo del vecino para evitar pagar el impuesto de limpieza correspondiente.

En definitiva, los contenedores inteligentes ya están a nuestra disposición en varias ciudades. Lo importante ahora es que el ser humano sea lo suficientemente inteligente para usarlos en forma correcta.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies